Menu

Christian Tissier ShihanHe estado intentando realizar una entrevista a Christian Tissier Shihan (7mo Dan del Aikikai, director de la Federación Francesa de Aikido FFAAA) durante algún tiempo. Finalmente, gracias a su amabilidad y buena voluntad, esto se hizo posible. Existen muy pocas entrevistas de él publicadas en español, por lo que pensé que esta sería una buena oportunidad para que los practicantes de Aikido de habla hispana conozcan un poco más sobre Sensei.

Después de una clase dinámica en la mañana, tuvimos un agradable almuerzo con Christian Tissier y algunos miembros del comité de AFA en una bonita taberna en Bruselas. Ahí tuvimos una charla informal y los dos shihanes del día (Christian Tissier había otorgado a Dany Leclerre con esta distinción en nombre de Doshu Moriteru Ueshiba esa misma mañana) compartieron anécdotas de sus muchos años de práctica.

Luego regresamos para la clase de la tarde y fue después de esta que Ivan (Mi colega de la revista Aikidoka) y yo nos reunimos con Sensei nuevamente para realizar la entrevista que habíamos estado preparando por tanto tiempo. El nos fijó sus intensos ojos azules, prestándonos toda su atención durante más de una hora (casi olvidando que debía ir al aeropuerto para no perder su vuelo, mientras hacíamos la entrevista…). Sensei respondió a nuestras preguntas con mucha precisión y una honestidad sorprendente lo cual hizo que la entrevista sea más agradable e interesante. La entrevista fue enfocada principalmente en factores específicos de su enseñanza así como también la organización general y funcionamiento del Aikido.

Me gustaría agradecer de forma muy particular a Dany Leclerre Shihan, François Warlet and Paul Van Lierde de la Asociación Francophone de Aikido por su ayuda y su gran acogida en Bélgica.

Guillaume Erard: En lugar de concentrarnos en su juventud y años vividos en Japón, permítanos conocer su experiencia un poco más. Cuando alguien lo observa realizar una técnica de Aikido, lo primero que llama la atención es la extensión y chispa de sus movimientos. ¿Es la estética parte importante de su aprendizaje?

Christian Tissier: No, en Aikido intentamos llegar a la pureza a través de los detalles a pesar de la resistencia física manifestada por nuestro adversario u oponente. Como consecuencia, tan pronto como el conflicto va a ser resuelto y manteniendo la mente enfocada en la precisión, ubicación y economía, el movimiento estará más cerca a la pureza. Si es puro es natural y por lo tanto hermoso. Como Ud. puede ver, la estética no es el objetivo. Aikido es una disciplina marcial pero también es un arte y para usar al cuerpo de esta manera, debemos trabajar en la pureza del detalle. La estética es el resultado final de todo este trabajo.

Ivan Bel: Cuando Ud. práctica se ve totalmente relajado. De hecho, durante el seminario que acaba de dictar, Ud. mostro que si somos bloqueados por el Uke, podemos mantener este estado relajado tan solo cambiando nuestro movimiento.

Christian Tissier: Esto no es muy correcto. Mi concepción de un arte marcial es que si hay un bloqueo, no debemos decir “No puedo hacer esto, entonces tengo que hacer otra cosa”. Yo intento hacer lo contrario. Si existe una dificultad, no trato de evitarla sino que en lugar de aquello trato de buscar una solución apropiada cambiando el ángulo o posición pero no la técnica. Esto es lo que estaba tratando de mostrar en el seminario, en particular con Kotegaeshi. Con mucha frecuencia encontramos que en esta técnica no podemos ir más allá por una variedad de razones. Tan pronto como no podemos ir más allá, no sirve de nada intentar, esto significa que hemos llegado al final de esa acción, sin embargo, otra acción debe empezar como resultado sin perder el contacto con Uke.

Christian Tissier y Guillaume Erard

Christian Tissier y Guillaume Erard

Para responder a su pregunta sobre el estado relajado, una de las metas del Budo es la eliminación de los miedos. El desear querer ser más fuerte que todos no significa nada. Nosotros debemos trabajar en intentar superar nuestros propios miedos. Es por esto que el sistema educativo que seguimos en una clase de Aikido tiene el objetivo de suprimir situaciones de carácter negativo, aislamiento y la no comunicación. Mientras más suprimamos estos miedos más fácil será acercarnos al resto de gente, sin embargo esto no quiere decir que seamos invencibles. En mi opinión, toda técnica dominada y purificada nos permitirá trabajar en nosotros mismos y desencadenar una forma más fácil de comunicación a través del movimiento. La relajación nace de esto.

Guillaume Erard: Sobre la comunicación. Ud. pone un énfasis particular en la relación que debe existir entre Tori y Uke, en donde los dos deben hacer todo lo posible para ayudar al otro a mejorar. Sin embargo esto frecuentemente es considerado como consentimiento o conformación.

Christian Tissier: Tomar esto de esa forma equivale a una pobre interpretación de esta relación. No puede existir ningún sistema de enseñanza sin códigos. Si decidimos jugar tenis juntos no puedo aparecer con un bat de beisbol, porque entonces va a ser muy difícil hacerlo. Para cualquier sistema debemos definir códigos. Usamos un keikogi blanco, esto es un código; practicamos en un tatami, esto también es un código. Decidimos realizar katatedori desde una posición estática, esto también es un código, no existe acción. No jalamos ni empujamos, permitimos que nuestro compañero realice su técnica. Establecemos códigos al principio y desde estos códigos organizamos la estructura, la técnica.

Claro que en un principio, tal vez no existirá sensación. Por ejemplo podemos hablar sobre Tenkan vinculado al centro pero en un comienzo solamente veremos al giro y tal vez la idea de los dos compañeros viendo en la misma dirección sin conexión alguna. Sin embargo si trabajamos con un Uke mejor a nosotros, este nos pondrá en una situación en la cual nos daremos cuenta de hacia dónde queremos llegar.

A fin de cuentas, lo que más me interesa es poder practicar con gente que tiene códigos distintos a los míos y a pesar de esto hacer que las técnicas funcionen. Es por esto mismo que me gusta entrenar con gente que no conozco, principiantes, altos, gordos, karatekas, judokas, y así. Me gusta entrenar con cualquier persona porque eso muestra que la técnica puede funcionar sin códigos: Esta es la aplicación de la técnica. Pero antes de llegar a esto el proceso de aprendizaje tiene que basarse en códigos.

Por supuesto que existen algunos sistemas de educación diferentes a los míos. Algunos son muy estrictos y precisos pero algunas veces trabados en sus mismos códigos sin poderse liberar de los mismos. Esto es una lástima...

Seminario en Dublín, junio de 2007

Ivan Bel: Muchas veces nos dicen que el Aikido está basado en dos grandes principios: Irimi y Tenkan. Observándolo a Ud. parece que hace más énfasis en Tenkan con movimientos grandes en forma de espiral. ¿Es una decisión suya o simplemente una forma que se acopla mejor a su cuerpo?

Christian Tissier: Francamente siento que practico un Aikido de Irimi. La confusión se genera por el hecho de que no tenemos la misma concepción de Irimi. Irimi no quiere decir golpear a nuestro compañero en la cara cada vez que él se mueve o deja una apertura. Para mi Irimi es llegar al centro del movimiento. Mi sensibilidad en términos de práctica viene mucho del Kenjutsu (Kashima Shin Ryu) en el cual el trabajo en muy directo. Entonces depende mucho de la forma de definir Irimi y Tenkan que tiene cada uno, y sí creo que físicamente y mentalmente mi Aikido es más Irimi que Tenkan.

Sobre los espirales, estos son movimientos Irimi. El espiral tiene un centro; entonces cada vez que encontremos la posición ideal para girar, tomaremos velocidad e iremos en busca de ese centro. Al final entraremos hacia el compañero. Ahí en ese momento estamos haciendo Irimi.

Christian Tissier y Guillaume Erard

Christian Tissier y Guillaume Erard


Guillaume Erard: Frecuentemente Ud. dice que Aikido es un sistema educacional basado en una disciplina marcial. ¿Según Ud. que desarrolla la gente mediante la práctica de esta disciplina?

Christian Tissier: Bueno esto puede variar de acuerdo al individuo, pero si hablamos del Aikido en términos de un sistema educacional no podemos olvidar el marco marcial. Este aspecto marcial ha sido específicamente seleccionado por nosotros mismos, cuando decidimos practicar Aikido. Podríamos haber escogido Pintura, Escultura, Zen entre otras cosas. Lo que algunas veces empuja a la gente hacia las artes marciales es el gusto por la pelea o confrontación. En una disciplina marcial, existen nociones intrínsecas de resistencia y sanción. Nuestro sistema educacional cuya meta es la de hacernos progresar como seres humanos, se basa en este contexto de arte marcial. Cada error debe ser sancionado, por el maestro o por la incapacidad de realizar una técnica. Sin embargo mientras estemos en el tatami, tenemos una nueva oportunidad para empezar de nuevo. Debemos aprovechar este chance para no repetir el mismo error y adoptar una actitud en la cual ese error sea corregido y suprimido.

No estoy de acuerdo con la gente que dice que progresar significa hacer mejor las cosas. Para mí la progresión significa hacer menos y menos errores, perfeccionando nuestros movimientos y no dejando ninguna apertura. La esencia del Budo es la ausencia de aperturas, en japonés: waki ga nai, que significa nunca dejar una apertura, a través de nuestras acciones o de palabras. En uno de mis libros he citado algo de una escuela de etiqueta llamada Ogasawara. En la puerta principal de esta escuela está escrito: “Cuando tu estas correctamente sentado en la posición ideal, ni la persona más ruda puede disturbarte”.

Es nuestro comportamiento el que nos permite no dejar ninguna apertura. La educación marcial nos enseña lo que yo llamo “Las constantes del camino” las cuales son actitud, manejo de la distancia y la visión. Estas tres constantes trabajan juntas. No es muy difícil ponerlas en práctica, podríamos decir que estas constantes se conocen como arte marcial, sin embargo nada pasa porque todavía no estamos en movimiento. Para poder ponernos en movimiento tenemos que involucrar a otro principio natural, la técnica. ¿Porque es un principio natural? Porque desde los comienzos la gente ha intentado desarrollar técnicas para realizar tareas más fácil y eficazmente. El conocimiento de la técnica no puede ignorar a los otros conocimientos naturales. De tal forma que esto es algo que se va sumando. Una técnica bien realizada economiza movimiento y energía. El principio de economía es también natural. Esto es lo que debemos alcanzar.

Ivan Bel: Sobre principios naturales, escuchamos mucho sobre Ki, el fluir de la energía. Ud. no habla mucho de esto...

Christian Tissier: No, no lo hago. La razón es que es algo muy confuso. Lo he visto un poco en Aikido, he conocido algunos maestros y debo decir que los que más hablan del Ki son aquellos que con más frecuencia no tienen buena técnica. Claro que no pasa esto con todos, pero el Ki es algo que no es tangible. El Ki está dentro de nosotros. Hay Ki en todos lados y la gente sabe o no como usarlo. El asunto fundamental con el Ki es su fluir. En términos de vocabulario de Aikido, tenemos Ki y Kokyu, este ultimo siendo el vehículo para el Ki. La traducción de Kokyu es “respiración” pero para ser más exacto en la realidad Kokyu es el intercambio entre los dos.

La conclusión es que si practicas con tus hombros muy tensos, el Ki no fluirá, cualquier acupunturista te diría lo mismo. Como consecuencia de esto y hasta que la técnica sea perfecta no habrá Ki o fluido natural. Para mí la gente que usa su Ki no lo siente porque pasa a ser algo natural de ellos mismos.

Christian Tissier y Guillaume Erard

Christian Tissier y Guillaume Erard

Desde luego que podríamos desarrollar ejercicios tales como los propuestos por el Qigong para trabajar específicamente nuestra respiración. Así como también podríamos trabajar específicamente en flexibilidad u otras cosas pero ¿conque fin? Considero que Aikido es un sistema completo que ha sido muy bien pensado. De tal manera que es inútil concentrarse en solamente un aspecto del arte, en particular si se trata del tiempo de práctica. Si tenemos que específicamente trabajar en flexibilidad, podemos ir a un especialista, lo mismo pasa con la respiración, pero no debemos mezclarlo todo.

Regresando al asunto sobre el Ki prefiero no decir nada al respecto ya que los discursos sobre este tema son frecuentemente mal entendidos.

Ivan Bel: ¿Entonces su decisión es enfocarse solo sobre la técnica?

Christian Tissier: Correcto porque la técnica liberara al cuerpo. Una vez que hayas liberado a tu cuerpo y enfrentado todos tus miedos el movimiento será más fluido y esto permitirá más kokyu. Si añadimos intención a este kokyu el Ki se hará presente de forma natural.

Guillaume Erard: Todos saben que Ud. tuvo un lazo muy fuerte con Seigo Yamaguchi Sensei, sin embargo Ud. desarrollo un estilo que es muy diferente al de él, o al menos eso parece.

Christian Tissier: De hecho hay dos maestros que influyeron en mi práctica. El segundo Doshu (Kishomaru Ueshiba) fue un modelo importante para mí, en particular en las técnicas básicas. Desde luego también debo mucho a Yamaguchi Sensei técnicamente, pero también por otras cosas como libertad, aplicaciones y disciplina. El y yo teníamos algo así como una relación Padre – Hijo a tal punto que al final de su vida quiso comprar una casa en la parte de la costa sur de Francia para vivir más cerca a mí.

Para responder a tu pregunta, no sé si hago las cosas como él o no, este no es mi propósito como maestro. De hecho, el no quiso que nos convirtamos en esclavos de su técnica y tal vez no estaría muy feliz si me hubiese convertido en su clon. En gran parte e integrado los principios que él me transmitió.

Christian Tissier y Guillaume Erard

Christian Tissier y Guillaume Erard

Guillaume Erard: A veces escuchamos sobre una división del Aikido de pre y post guerra. Si de alguna manera Ud. ha sido uno de las principales personas que intervinieron en la evolución del Aikido en Francia así como internacionalmente. En su opinión, que ha cambiado en el Aikido?

Christian Tissier: Esta pregunta me parece un tanto divertida porque cuando regrese del Japón, la gente decía que estaba haciendo las cosas de forma distinta. Lo que paso fue que había regresado después de haber estado 7 años en el Hombu Dojo en Tokio. Desde mi punto de vista, la gente que se quedo en Francia hacía cosas de forma diferente. Yo solo estaba repitiendo lo que había aprendido en el Hombu Dojo, no he inventado las técnicas. Además, yo me hice conocer por mis colegas a los 24 años como estudiante cercano de Doshu así como de Yamaguchi Sensei, de tal forma que no pienso que he intervenido en un cambio en la práctica de Aikido. No se debe correr el riesgo de equivocarse sobre lo que uno piensa que es el Aikido y lo que en realidad se practica en el Hombu Dojo.

Cuando llegue al Japón yo tenía 2ndo. Dan de Mutsuro Nakazono Sensei y había asistido a todos los seminarios de verano de Nobuyoshi Tamura Sensei, razón por la cual pensé que tenía un nivel más o menos bueno. Al llegar al Hombu Dojo y observar a Doshu Kisshomaru Ueshiba me preguntaba qué era lo que él estaba haciendo. Era muy diferente y todas mis convicciones tuvieron que ser cambiadas y corregidas. De hecho tengo que admitir que no me gusto lo que vi en un principio cuando conocí a Doshu, yo pensé que el tropezaba. Claro que estaba equivocado y solo conocía a lo que estaba acostumbrado. Estas discrepancias entre lo que pensamos que es y lo que de verdad es, son razones que llevan a pensar que hubo una evolución.

Christian Tissier y Seigo Yamaguchi Sensei

Sin embargo existe algo de evolución cuando hablamos de la evolución del maestro durante su vida. Recuerdo a Miyamoto Sensei en ese tiempo en Japón, el entrenaba solo para destruir a su compañero. Nadie excepto el grupo en el que yo estaba quería entrenar con él. Hoy por hoy el es una persona encantadora que cuida a sus Ukes en el tatami, pero claro ahora el tiene 60 años. El cambió así como todos lo hacemos. Lo que quiero decir es que cuando tenemos 20 años debemos comportarnos como de 20 años en el tatami también, pero así mismo debemos aceptar que nosotros cambiamos en la práctica, estatus y edad.

Para terminar, por supuesto que Aikido así como cualquier otra disciplina tuvo una evolución. Si comparamos los Ukes de un principio con los Ukes de hoy en día existe una gran diferencia. Es fácil explicar ya que los Ukes en un principio eran Judoka. Hoy por hoy los practicantes se mueven con más libertad y espontaneidad también más rápido, entonces claro la técnica no es la misma como en los comienzos. Tratare de explicar de qué hablo. Cuando era niño, incluso cuando un karateka mediocre realizaba un mawashi geri a la cara del oponente, nos dejaba admirados. Ahora los niños tienen juegos de video y películas y están acostumbrados a ver a alguien realizando 6 piruetas antes de patear. Esto hace que los mas pequeños sean los más difíciles de impresionar, ya que viven en una fantasía de las artes marciales que no encaja en la realidad. La imaginación ha cambiado así como la concepción de las técnicas y sus aplicaciones. Esto es normal y el Aikido cambio siguiendo este principio.

No podemos decir que el Aikido esta fijo, este cambia constantemente y qué bueno que pase esto, de no ser así si los estudiantes no llegan a ser mejores que sus maestros dentro de 50 años no existirá el Aikido. Lo que no cambia son los principios.

Ivan Bel: Sobre las fantasías que viven los jóvenes que juegan video juegos, ¿siente Ud. que existe una diferencia con las nuevas generaciones en términos de actitud y valores?

Christian Tissier: Sinceramente, no lo sé. Tal vez si es el caso, pero pienso que la gente que llega al Aikido entiende muy bien la diferencia. Para empezar, ellos aceptan bastantes reglas que tal vez no aceptarían en su casa u otros lados. Ellos respetan la etiqueta, convivencia en el tatami y vienen a entrenar regularmente. Tal vez les parezcamos viejos de antaño, pero lo que es más importante es el comportamiento que nosotros tenemos y el ejemplo que les damos. Así como de maestros somos capaces de detectar a un joven talentoso o dedicado, ellos también pueden darse cuenta si su maestro es un modelo, si tiene autoridad natural o si es tan solo un viejo al cual no le hacen caso. En mi opinión la clave del éxito es el poder comunicar un mensaje a los jóvenes sin necesidad de actuar como ellos.

Tenemos que ser honestos y directos, eso es todo. Cuando hablamos de práctica es equivocado pensar que los niños o jóvenes no están dispuestos a hacer esfuerzos y sacrificios. Un joven que práctica tektonik o break Dance pondrá tanto esfuerzo como uno que entrene Aikido. Las dos actividades tienen su dificultad.

Christian Tissier y Marc Bachraty

Christian Tissier y Marc Bachraty

Ivan Bel: Ahora hablemos un poco sobre política. Ud. acaba de conceder a su amigo Dany Leclerre (7mo Dan de Bélgica) el no muy común titulo, entre no Japoneses, de Shihan. Ud. fue el primer extranjero en recibir esta distinción o titulo. ¿Qué recuerdos le trae esto?

Christian Tissier: Bueno la verdad es que para mí las cosas no fueron muy sencillas. Cuando tenía 6to Dan, nada estaba formalizado. A veces recibía cartas del Aikikai o de Endo Sensei en donde ellos se referían a mí como “Tissier Shihan” pero no era muy claro porque este título no me había sido oficialmente concedido en aquel entonces. Después de un tiempo hubo una polémica que empezó con un artículo publicado en la revista Aikido Today (revista americana editada por Susan Perry entre 1983 y 2005, que paro después de 100 impresiones) en donde Mitsugi Saotome y otro Shihan dieron su opinión al respecto. Es aquí que el Aikikai decide clarificar las cosas concediéndome el titulo.

El titulo de Shihan es concedido a un país o individuo. Hoy lo hemos concedido a Bélgica a través de Dany Leclerrre, como un agradecimiento a todo lo que él ha hecho por el Aikido pero también para hacer conocer a todos que él es el encargado de la transmisión de Aikido en su país. Esto no significa que el está en condiciones de calificar a gente en todo el mundo. Hay otros que si lo pueden hacer, cada caso es diferente. Este es un tema complicado.

Guillaume Erard: de lo que sabemos existen alrededor de 15 Aikidoka no Japoneses a los que se les ha concedido el titulo de Shihan por el Aikikai, es muy poco. ¿Son los japoneses todavía un poco proteccionistas?

Christian Tissier: Si este número es muy poco. Claro que ellos están siendo proteccionistas especialmente del Aikikai en primera instancia. Todos conocemos que uno tiene que esperar durante algún tiempo para subir de nivel y entre Danes. Esta regla se aplica para todo el mundo, excepto para los uchideshi japoneses del Hombu Dojo. Estos uchideshi son de la casa original del Aikido así que tan pronto como viajan a otros países para dar seminarios son promovidos rápidamente. Esto es parte del sistema, y sabemos quién es quién de tal manera que no hay sorpresas. Todos sabemos lo que todos valemos. Así mismo ellos también saben qué esperar de los maestros no japoneses.

Christian Tissier y Philippe Gouttard

Christian Tissier y Philippe Gouttard

Ivan Bel: Con los conocimientos y nivel creciendo como se encuentran. ¿Considera Ud. que habrá algún momento en el cual no necesitemos al Japón?

Christian Tissier: Si, ahora podemos hacer cosas sin Japón así como Japón puede sin nosotros. Sin embargo es importante no subestimar la interacción que existe entre los dos. Por ejemplo, Japón no podría sin nosotros en términos de difusión del Aikido. Para aclarar un poco, por ejemplo están nuestras organizaciones nacionales y la Federación internacional la cual les da credibilidad más allá de sus propias fronteras. Es importante también darse cuenta que un Sensei en Japón es solamente conocido en su Dojo y por sus estudiantes. No piensen que ellos dan seminarios con 300 personas, están muy lejos de eso. Ellos tienen que venir a Europa para que eso pase. Para un maestro joven en sus 50s, venir a Europa es una gran oportunidad de hacerse conocer así como para su credibilidad. En cuanto al nivel técnico, nosotros somos competitivos en Europa y Estados Unidos para enseñar Aikido pero pienso que siempre es interesante regresar a los orígenes porque la enseñanza es diferente. Lo que les hace falta a los japoneses es el análisis sistemático del Aikido. En general la pedagogía no es uno de sus fuertes, sin embargo no todos son así. Si uno pregunta porque una técnica es así y no de otro modo ellos te dirán simplemente porque así es. Esta es la respuesta típica que te dan en Japón. Como consecuencia de esto un Sensei 8vo. Dan del Japón muy probablemente no aprobara la Brevet d'Etat (Certificación de enseñanza francesa) aquí. He conversado sobre esto frecuentemente con Seishiro Endo Sensei. A pesar de que él es mi Sempai, algunas veces me pregunto si alguna técnica existe en la forma Ura. Nuestra lógica pragmática y sentido de análisis nos permitió separar muy tempranamente a las técnicas y clasificarlas. Les aportamos mucho a los japoneses en este tema.

Así mismo por otro lado, nosotros no tenemos su cultura ni tampoco su forma de solucionar problemas. Los japoneses frecuentemente permiten cuestionarte a ti mismo en cosas muy sutiles y esta es una gran forma de progresar. Los japoneses te harán dudar porque te obliga a reconsiderar lo que sabes.

Para terminar SI podríamos sin Japón pero las dos partes perderían mucho.

Christian Tissier Embukai

Guillaume Erard: Hablemos ahora de la FFAAA (Federación Francesa de Aikido). La gente no conoce cuál es su posición en esta organización. Algunas personas dicen que Ud. es la cabeza de la Federación. ¿Cuál es su papel exactamente?

Christian Tissier: Para estar totalmente claros. Yo estuve en los orígenes de la FFAAA y le di su nombre. Sin mí no existiría. No fue mi intensión crearla ni tampoco estoy orgulloso de ella. Solo sucedió por las circunstancias de aquel entonces. En ese tiempo Aikido era parte de la Federación de Judo (FFJDA). Tuve una reunión en mi casa con Tamnura Sensei y mientras comíamos el me pregunto: “¿Si dejamos la FFJDA vendrías conmigo?” En un comienzo estuve de acuerdo pero después me di cuenta de que de hecho era una maniobra política con posiciones muy discutibles. Eventualmente no seguí al movimiento, esto no quiere decir que estaba en contra de nadie. La forma en la cual sucedió me altero. Pienso que la separación de la FFJDA fue un error. Teníamos muchas ventajas al pertenecer a ella como instalaciones y eventualmente hubiésemos tenido nuestra independencia como el Karate con la FFKAMA (Federación Francesa de Karate) o después el Taekwondo con la FFKAMA. Hubiésemos crecido tranquilamente y eventualmente adoptado nuestra independencia de una forma natural.

Después de la separación yo me encontré solo. Los maestros más jóvenes como Philippe Gouttard tan solo tenían 2do o 3er Dan. Éramos una Federación de jóvenes (ríe). Esto fue en 1982 y a pesar de que yo me encontraba mejor técnicamente tan solo tenía 31 años. Algunas personas decidieron quedarse conmigo como Paul Muller o Louis Clériot entre otros. Fue entonces que contactamos a Jacques Abel y estructuramos la Federación. Pierre Guichard el mismo que era director técnico de Judo sucesor de Courtine vino a preguntarme si quería ser el director nacional técnico de Aikido. Esto fue una oferta muy grande así como un asunto ministerial. Por respeto a la gente que decidió quedarse conmigo no lo acepte, tal vez estaba equivocado. Solo soy la cabeza de la Federación porque casi todos los directores técnicos regionales excepto 7 u 8 son de mi Dojo. Solo por esta razón soy el líder. Yo nunca quise reclamar ningún tipo se estatus. De hecho algunas personas me culpan porque a raíz de esto no existe jerarquía real en la Federación. Así es como es y tal vez algún día llegue a cambiar. Este sistema no me molesta de ninguna forma. Mi deber es el de representar a la Federación a nivel internacional. Sin embargo no tengo un puesto oficial. Ah perdón, tengo uno, soy el miembro del colegio técnico, pero nunca voy (ríe). Tal vez me miran como un renegado muy difícil de tratar.

Ivan Bel: Es sorprendente escuchar esto de Ud.

Christian Tissier: Pero es la verdad, si yo quisiera tomar el poder sería muy fácil realmente. Solamente tendría que ir a la dirección de FFAAA y pedir ser el que manda o si no me salgo de la misma. Sin embargo esto crearía un problema muy grande.

Bercy Embukai 2003

Guillaume Erard: Terminemos con la pregunta tradicional. ¿Tiene Ud. algún mensaje para los lectores?

Christian Tissier: Desde luego que sí. Hemos charlado sobre las dos Federaciones. En mi opinión es una vergüenza que existan dos Federaciones en Francia, en particular dos Federaciones que no concuerdan mucho. De todas formas debemos considerarnos afortunados ya que en otros países existen 7 hasta 8 Federaciones. Pronto estaré en Israel y he sido informado que allá existen 27 grupos distintos con un pequeño número de practicantes. Como ven las cosas podrían ser peor.

Quisiera aclarar las cosas. Yo siempre tuve un respeto muy grande por Tamura Sensei y creo que él lo sabe. El es un gran maestro que se merece todo el reconocimiento que ha recibido. En un futuro desearía que exista más conexión entre los grupos. A pesar de que la técnica o la concepción del manejo de los grados sea distinta. Debemos recordar que todos estamos haciendo Aikido y que compartimos los mismos principios así como aprender a llevarnos bien.

De forma personal me siento más cerca de algunos miembros de la FFAB (La otra Federación Francesa de Aikido) que con gente de la mía misma. Por el momento las cosas están como están y haremos lo posible por mantener este sistema de dos Federaciones. Si yo estuviera manejando la FFAAA tal vez haría cosas de otra manera sin embrago no lo planeo hacer en el futuro cercano. Entonces debemos mostrar buena voluntad para facilitar la comunicación y permitir que los practicantes aprendan a apreciarse mutuamente.

Guillaume Erard: Muchas gracias Sensei. Buen viaje y esperamos verlo nuevamente en el tatami

Christian Tissier: Fue un placer.

Entrevista originalmente publicada en inglés y traducida por Miguel Cárdenas, MCSGroup Ecuador


Para irmás lejos: